INFILTRACIONES DE COLUMNA

Para versión PDF pinche aquí.

Dentro de las distintas estrategias que se pueden usar para diagnosticar y/o tratar algunas de las enfermedades de la columna, se encuentra un grupo de procedimientos llamados INFILTRACIONES DE COLUMNA. Estos procedimientos pueden usarse como ayuda en el diagnóstico de algunas enfermedades de la columna para determinar el origen del dolor (tests DIAGNÓSTICOS);,mientras que en otros casos se utilizan como terapia, al suprimir o reducir el dolor y la inflamación.  Los más frecuentes son:

  1. Bloqueo Facetario (a veces denominado „neurotomía facetaria percutánea“)
  2. Rizotomía facetaria
  3. Infiltración o „bloqueo“ peridural
  4. Bloqueo radicular selectivo
  5. Bloqueo de sacroilíacas
  6. Test de provocación discal y discografía
  7. Mielografía y/o mielo-scanner
  8. IDET (Intradiscal Electrothermal Therapy)

Mediante finas agujas se pueden inyectar sustancias anestésicas y/o antiinflamatorias (por ej.: corticoides) en los músculos, articulaciones de la columna, articulaciones sacroilíacas (unión de la columna con la pelvis), espacio peridural y raíces nerviosas, entre otros. Estos procedimientos se realizan bajo la guía de rayos X, scanner, resonancia, o ecografía. Habitualmente el paciente está despierto durante el procedimiento, ya que en algunos de estos procedimientos se requiere de su participación activa. Para evitar o reducir las molestias del procedimiento, se suelen usar analgésicos, sedantes y anestésicos locales. 

Recuerde informar a su médico si tiene antecedentes de haber presentado reacciones adversas o alérgicas a alguna sustancia. Además, es muy importante que informe debidamente si se encuentra embarazada, o sospecha estarlo.

Algunas veces se requiere de varias sesiones para lograr el máximo efecto terapéutico.

En las infiltraciones de raíces nerviosas (“bloqueos radiculares”), a veces se puede producir un adormecimiento y pérdida de fuerza del territorio inervado por el nervio bloqueado, y ocasionalmente de los nervios vecinos, lo que es un fenómeno normal y transitorio. Lo mismo puede suceder en forma transitoria tras una infiltración peridural.

A veces puede ser necesario usar sustancias denominadas „medios de contraste“ durante el procedimiento. Los medios de contraste utilizados suelen contener yodo, por lo que si usted es alérgico/a al yodo,  a los contrastes yodados, padece de alguna enfermedad de la tiroides, o está embarazada o amamantando, debe informarlo ANTES de someterse a este procedimiento.

Durante todo el procedimiento se utilizan fuentes emisoras de rayos X, por lo que si usted está, o cree poder estar embarazada, debe informarlo ANTES de someterse a este procedimiento.

En teoría, al realizar uno de los procedimientos arriba descritos, pueden producirse alguna de las siguientes complicaciones, las que en todo caso son muy infrecuentes:

  • Lesión de algún nervio o de la médula.
  • Lesión de las meninges.
  • Infecciones.
  • Lesión de algún vaso sanguíneo.
  • Hematomas en la zona de punción.
  • Reacciones alérgicas a alguna de las sustancias utilizadas.
  • Hipertiroidismo (función excesiva de la glándula tiroides) transitorio como reacción al uso de medios de contraste yodados.