Bloqueo Radicular Selectivo

Figura 1: Instalación de cánula hacia la raíz cervical a tratar.

Descargar PDF aquí.

Este tipo de procedimientos consisten en la inyección de sustancias alrededor de una determinada raíz nerviosa.

Figura 2: imagen radiológica que muestra el trócar en contacto con la raíz cervical, la que se ve teñida nítidamente gracias a que se inyectó un medio de contraste.

Se pueden utilizar para fines diagnósticos cuando se sospecha que una determinada raíz nerviosa es causa de dolor. En ese caso, la sustancia infiltrada es algún tipo de anestésico local. Se considera como positivo el test, si durante el período de acción del anestésico cede o se reduce en forma significativa el dolor. Cuando se usan con fines terapéuticos, se inyecta un corticoide, que puede mezclarse con anestésicos locales, según sea el caso.

Figura 4: Bloqueo radicular selectivo de la raíz L5 derecha. Nótese que la raíz se ve nítidamente gracias a la administración de medio de contraste.

Tanto los bloqueos radiculares diagnósticos como los terapéuticos se realizan con la misma técnica: con el paciente acostado en prono (“boca abajo”), bajo la guía de un fluoroscopio u otro método de imágenes en tiempo real, se introduce un trocar fino hacia la raíz nerviosa, hasta evocar una respuesta en el territorio que inerva dicha raíz. Esto provoca sensación de hormigueo o corriente a lo largo del territorio que inerva la raíz en cuestión. A continuación, se suele inyectar un medio de contraste yodado para visualizar la raíz, y entonces se inyecta la mezcla preparada para el caso (anestésicos y/o corticoides). Esto producirá un adormecimiento del territorio inervado por la raíz, a la vez que un alivio del dolor, el que puede ser transitorio o definitivo, dependiendo de cada caso en particular.

Más información en el siguiente video: https://www.spine-health.com/video/cervical-selective-nerve-root-block-video.